Trump aprobó una orden ejecutiva con el veto en enero, una semana después de asumir el cargo, con lo que desató indignación internacional y demandas contra la medida.

El Gobierno de Washington llevó ante la Corte Suprema del país la polémica por la prohibición de entrada a Estados Unidos de ciudadanos de seis países de mayoría musulmana, según informaciones de los medios.

La Corte tiene que aclarar ahora si el presidente Donald Trump tiene derecho a aplicar esta medida, ordenada por decreto, señaló CNN en la noche del jueves. La Casa Blanca quiere conseguir que la prohibición, que ha sido suspendida por los tribunales, vuelva a entrar en vigor.

El secretario de Justicia, Jeff Sessions, había anunciado ya la semana pasada que el Gobierno seguirá con su lucha decidida en defensa de las atribuciones y obligaciones del Gobierno y que por eso quiere que el tema sea aclarado por la Corte Suprema.

Previamente, una corte de apelaciones del estado de Virginia mantuvo un fallo de primera instancia que suspendía la prohibición de entrada a los extranjeros de esos países.

Trump aprobó una orden ejecutiva con el veto en enero, una semana después de asumir el cargo, con lo que desató indignación internacional y demandas contra la medida. Poco después una corte de Seattle frenó el decreto, luego de lo cual la Casa Blanca aprobó una versión más moderada en varios aspectos y redujo los países afectados de siete a seis. Sin embargo, esta nueva versión fue suspendida asimismo por dos tribunales.

La Casa Blanca alega que la medida de Trump va en interés de la seguridad nacional, área que entra dentro de las atribuciones del presidente.