La entidad aportó el .8 por ciento de la aportación nacional, solo por encima de Tlaxcala y Morelos

Jaime GUERRERO

La falta de inversión en obra pública sitúa a Oaxaca dentro de los tres último lugares de aportación nacional en este rubro, según el Indicador de Empresas Constructoras emitido por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

La entidad se encuentra en niveles tan bajos como los que tienen estados pequeños como Tlaxcala y Morelos.

En la tabla nacional del Inegi, Oaxaca aportó apenas 0.8 por ciento del total de la obra pública del país.

Por tipo de obra transporte y urbanización apenas tuvo 0.2 por ciento. En edificación la aportación fue de 1.1; agua, riego y saneamiento 1.2; electricidad y telecomunicaciones 1.6; petróleo y petroquímica 0.4; y 0.3 en otras construcciones no especificadas.

Otros estados con valores bajos de aportación por obra pública fueron Tlaxcala con 0.2 por ciento y Morelos con 0.5 por ciento. Con mayor aportación están el Estado de México y Nuevo León, ambas con 10.0 por ciento; le sigue la Ciudad de México con 7.5 y Guanajuato con 6.9 por ciento.

Para que Oaxaca pudiera tener valores superiores al 2 por ciento, tendría que invertir una millonada equivalente a toda la infraestructura que actualmente tiene.

El contexto plantea que Oaxaca está en una fase económica recesiva, ligada con el inicio de gobierno.

El comparativo correspondiente a mayo revela que las empresas constructoras en la entidad están semiparalizadas, lo cual tiene un impacto negativo en la economía estatal, toda vez que la industria de la construcción es un sector detonante o catalizador, explicó David Esaú Pérez Montiel, subdirector de Integración y Análisis de la Información del Inegi en Oaxaca.

“Lo que nos reflejan los datos es que las empresas constructoras están viviendo una etapa difícil; no tiene mucha actividad y el sector de construcción es vital para la economía del estado”, sostuvo.

Este sector es muy importante en el desarrollo de un país ya que proporciona elementos de bienestar básicos en una sociedad al construir puentes, carreteras, puertos, vías férreas, presas, plantas generadoras de energía eléctrica, industrias, así como viviendas, escuelas, hospitales, y lugares para el esparcimiento y la diversión como los cines, parques, hoteles, teatros, entre otros.

El sector de la construcción utiliza insumos provenientes de otras industrias como el acero, hierro, cemento, arena, cal, madera, aluminio, etcétera, por este motivo es uno de los principales motores de la economía del país ya que beneficia a 66 ramas de actividad a nivel nacional.

Cuando existe un crecimiento en el sector de la construcción se activa el comercio y los servicios como son venta de comida, hospedaje, compra de insumos, alquiler de volteos.