Pues ya vimos el desastre de la refinería, Antonio Dovalí Jaime, de Salina Cruz; Oaxaca, ahí, no solamente se han perdido vidas y tranquilidad, aire limpio por aire contaminado y apestoso y todo quemado, destruido para que nadie pueda cuantificar el daño y la realidad es que todos vemos que se quemaron miles de miles de litros de combustibles y de crudos y que se perdieron varias vidas y el país tendrá que pagar, es decir, todos nosotros tenemos que pagar por las negligencia y las transas y corruptelas de los dirigentes sindicales de la sección de Salina Cruz que siguen haciendo su venta de plazas, su venta de contratos, la venta de materiales que se metieron a la refinería y después, ellos mismos, los vuelven a vender a otros contratistas para continuar con el negocio y cobran por obras que jamás se hacen y ahí, los administradores y los ingenieros no pueden hacer nada o le entran o le entran o sufren un atentado o los mandan al carajo y les rescinden el contrato o sufren un accidente, lamentable pero así sucede y ¿de qué sirve que se denuncie si todos los funcionarios y políticos conocen el tema al dedillo y todos se hacen pendejos y sostienen a los dirigentes del sindicato petrolero en esos negocios, transas y corruptelas a cambio de que nadie proteste porque si no, cuello o muerte… es verdad, el sindicalismo en PEMEX no solo está manchado de mugre y de mierda, también de sangre y de corruptelas.

La brutal realidad es que a los mexicanos nos vinieron despojando de esa riqueza, inmensa desde que los lazos de los políticos y los dirigentes sindicales y los empresarios se fueron juntando para que ellos fueran los beneficiarios del sector con el cuento de la modernización y si en verdad querían modernizar deberían limpiar y para limpiar tendrían que empezar desde arriba para abajo, como se lavan las escaleras, no de abajo para arriba, y es así que los nudos de la complicidad se fortalecieron con esas transas y remedos de modernidad cuando solamente significan saqueo de los bienes nacionales y de los recursos del país. El mejor control para que no existan protestas de los petroleros son los dirigentes sindicales, el que se mueve no aparece ya en ningún lado, ni en las fotos, solo en la nota roja y criminal. Por esa razón a los dirigentes sindicales se les permite todo, el uso de las naves, de los bienes, de los contratos, de las transas, de las cuotas sindicales, de los fondos que van a parar a unos cuántos y se usan para que las niñas de los dirigentes tengan bodas pomorosas donde van todos los importantes y cómplices del señor y ella, pueda volar con sus cuatas por el mundo y al lado de sus perritos y comprando como pachá…

Por esa razón la complicidad va bajando, y en las secciones como en Salina Cruz, los dirigentes no solamente controlan los contratos, las obras, los presupuestos, las cuotas, sino también el saqueo y el HUCHICOLEO, el préstamos de dinero a tasas de hampón financiero del mismo dinero de los trabajadores, y así, garantizan su sumisión y su silencio, por esa razón ellos compran materiales para mantener la refinería y ellos mismos las sacan y las venden a los contratistas que podrán hacer contratos que ya se han pagado y se han embolsado los dirigentes de la sección previo moche a los funcionarios, parte a los empresarios y los moches a los dirigentes nacionales y a los protectores políticos de ese gran negocio de hampón y de sicario.

Que si la Quina y el Chava Barragán eran unos hampones y sínicos que se embolsaban dinero de las cuotas petroleras y de los contratos, pues seguro, era la realidad, que si el Chava Barragán llegaba y repartía para todos los petroleros en el campo de juego las chelas y las tortas y le aplaudían a rabiar, pues es cierto, y todos se asombraban cuando viajaba con los aviones de la empresa para ir a jugar conquián y dinero en Las Vegas y perdía en una noche un millón de dólares y más, pues es cierto, pero era su chamba, él hacia esto para mantener en el juego a los políticos y empresarios porque la Quina no tomaba y era hasta fastidioso con eso de que solo comía vegetales y soya y jugos y andaba con la “muñeca” y andaba con su viejita que siempre le era fiel como la chingada, también es cierto, pero que cuando menos tenían valor para enfrentar a los políticos y no dejarles hacer lo que ellos querían también es cierto, que se les subió el poder es claro, que dijeron al presidente, si se lleva a la chingada a PEMEX se lleva la chingada al sindicato y al país y por supuesto a usted, presidente, también es cierto, y que la soberbia les mal aconsejo, también es verdad, y cuando les dijeron que no se metieran en política y que no financiaran a Cuauhtémoc Cárdenas, lo hicieron y desobedecieron y perdieron, y pues, se chingaron, porque así es el poder, también es cierto. Por eso cuando dios te quiere joder, TE LLENA DE SOBERBIA, y esto sucedió y nos llevó la chingada a todos, y PEMEX, pues se privatizó y no mejoró sino que se jodió de verdad, como lo pronosticó el viejo Joaquín…la Quina, que tuvo muchos pecados, es cierto, pero menos que los que ahora vemos tienen
los que le sucedieron cuando se robaron todo lo del sindicato…

¿Y ustedes creen que van a investigar las razones del siniestro y de los costos en que saldrán las reparaciones y encontrarán a los responsables y los castigarán? Pues no, la verdad es que no, por esa razón los funcionarios, políticos, empresarios van haciendo cuentas de cómo se van a repartir el gasto que tendremos que pagar los mexicanos por las ineficiencias, complicidades y corruptelas en este juego multimillonario que se tendrá que realizar en Salina Cruz, y por esa razón claro que hay gente que está alegre y dichosa por este siniestro: los dirigentes sindicales se relamen los labios pensando en la tajada de dinero que tendrán gracias a las complicidades y corruptelas entre políticos empresarios y sindicalistas, por eso ,ahora, muchos están llorando, mientras unos cuántos están gozando…. un gran negocio son las tragedias en este campo… por eso, ahora, estamos peor que cuando estábamos mejor… ya nos llevó… y sin duda ya se negoció vender los fierros y los muelles y todo porque PEMEX, no es nuestro, es, de unos cuántos…y de los gringos… amén.

Sócrates A. Campos Lemus