En casi dos meses, el pequeño Izan Llunas logró pasar del anonimato a ser una de las figuras más conocidas de México, todo gracias a la serie de Luis Miguel.

Aunque el joven pertenece a una dinastía de músicos encabezada por su abuelo Dyango y seguida por su padre Marcos Llunas, su carrera antes de llegar a los foros de la serie producida por Netflix comenzó en los realities shows.

Fue en 2017, antes de que comenzaran las audiciones para saber quién representaría a “El Sol” en su etapa de pequeño, cuando Izan, -quien contó que desde niño estuvo interesado en cantar- buscaba un lugar en la música.

Por ello, convenció a su padre de que asistieran a un casting para poder participar en el reality show La voz kids España.

Con apenas 13 años, el niño se presentó en el concurso de 2017 y tras interpretar Love yourself de Justin Bieber, Llunas consiguió que los coaches David Bisbal, Rosario y Antonio Orozco apretaran el botón buscando que el niño se quedara en sus respectivos equipos.

Antonio Orozco fue el que consiguió que Izan -quien en ese momento lucía el pelo rubio y más largo- se uniera a su equipo.

“Izan siempre ha estado muy interesado en la música, no sé si porque ha crecido en una familia de artistas o por qué, pero a mí como padre sólo me queda apoyarlo, así como en mi momento lo hizo conmigo mi padre. En España ya ha hecho algunas cosas como el reality del año pasado”, confesó Marcos Llunas en la presentación de la serie de Luis Miguel en la Ciudad de México.

Pese a ser uno de los favoritos del programa musical, Izan fue eliminado en la gala, sin embargo, el joven dice que su padre le ha aconsejado que la vida del músico está llena de momentos buenos y unos no tanto.

“Llevo cantando desde los 10 años y mi padre siempre me aconseja, me dice que uno nunca debe creer que ya logró lo que se proponía. El año pasado estuvimos en un programa musical y no gané. Mi padre me felicitó porque, aunque no haya ganado lo hice muy bien y eso quizá me ayudó a que tuviera más preparación para dar vida a Luis Miguel de pequeño”, confesó el joven cantante.

El parecido físico entre Izan y Luis Miguel en su época infantil es asombroso, pero, aunque el español tiene el mismo color de ojos verdes que Micky, hubieron algunos cambios que se le tuvieron que hacer para que pudiera darle vida. A Llunas le tuvieron que oscurecer el cabello, cortárselo y quitarle o neutralizarle su acento español.

“Yo traía el cabello más largo desde hace mucho y es claro, así que me lo cortaron a como Luis Miguel lo tenía y bueno, estuve en clases para que mi acento fuera distinto a como normalmente hablo yo, quizá eso fue de los más complicado que viví para poder interpretar el papel de este gran cantante”, añadió Llunas.