El presidente estadounidense Donald Trump dijo hoy que promoverá de manera decisiva un cambio en las leyes federales para elevar a 21 años la edad mínima para poder comprar un arma de fuego en Estados Unidos.

Trump insistió igualmente en la necesidad de hacer más efectivo el sistema de verificación de antecedentes sobre quienes compran armas, y salud mental, evitando toda referencia a posibles cambios en las leyes como prohibir la venta de armas semiautomáticas.

“Voy a apoyar fuertemente una amplia verificación de antecedentes con énfasis en salud mental. Elevar a 21 (la edad mínima para comprar un arma) y poner fin a la venta de ‘bump stock’!”, dijo aludiendo un artefacto que permite ampliar la capacidad de disparo de un rifle semiautomático.

Sugirió que el Congreso finalmente parece estar dispuesto a intervenir, aludiendo una iniciativa bipartidista para mejorar el sistema verificación de antecedentes que él apoya, y que había permanecido en el limbo desde que fue presentada el año pasado.

Nikolas Cruz, responsable de la masacre en la escuela Marjory Stoneman Douglas en la Florida, pasó la verificación de antecedentes y pudo comprar a los 18 años el fusil AR-15 con el que asesinó a 17 personas, en el ataque armado contra estudiantes en una escuela en Florida.

Aunque en la mayoría de los estados del país la edad mínima para comprar bebidas alcohólicas es de 21 años, las leyes federales permiten a una persona de 18 años de edad comprar un arma de fuego, sin restricción alguna de calibre.

El mandatario evitó empero toda alusión al respecto, aún cuando el tema fue abordado el miércoles durante un encuentro con familiares de victimas de la violencia armada que él presidio en la Casa Blanca.

Trump volvió igualmente a atacar a la prensa, al negar haber sugerido tener maestros armados como posible solución para evitar nuevos tiroteos en escuelas, aún cuando aseguró que si uno de los maestros muertos hubiera estado armado, “no hubiera tenido que correr”.

“Yo nunca dije ‘dar armas a los maestros’ como lo dijeron en noticias falsas @CNN, @NBC. Lo que dije fue que vería la posibilidad de dar ‘armas escondidas a maestros adeptos con experiencia militar o de entrenamiento especial, sólo los mejores 20 por ciento de los maestros podrían hacerlo”, indicó.

Durante ese encuentro de más de dos horas, Trump pareció acoger de buena manera la sugerencia de tener personas armadas dentro de escuelas como posible solución a futuros tiroteos, aún cuando la Stoneman Douglas tenía un guardia armado y eso fue insuficiente para detener el ataque.

El mandatario dijo entonces que si un maestro apto y entrenado en el manejo de armas de fuego, “ellos bien podrían terminar el ataque bastante rápido”, e hizo notar que hay disponibilidad de personas con entrenamiento militar que podrían ser contratados como guardias de seguridad, anticipando que una acción de este tipo serviría además como un fuerte disuasivo.