El líder norcoreano Kim Jong Un se comprometió a cerrar el sitio de pruebas nucleares del país en mayo y a permitir que expertos y periodistas de Corea del Sur y Estados Unidos sean testigos del proceso, informó el domingo la oficina presidencial en Seúl.

El evento podría servir como una preparación dramática para las cruciales negociaciones atómicas de Kim con el presidente estadounidense Donald Trump que podrían llevarse a cabo en las próximas semanas, en medio de un escepticismo generalizado de si Corea del Norte renunciará alguna vez completamente a sus armas nucleares.

Kim hizo los comentarios durante su cumbre el viernes con el mandatario surcoreano Moon Jae-in en un poblado fronterizo, donde también se mostró optimista en torno a su reunión con Trump, y dijo que el presidente estadounidense se enterará que él “no es una persona” que lance misiles hacia Estados Unidos, dijo Yoon Young-chan, portavoz de Moon.

Durante la cumbre, Moon y Kim prometieron trabajar para la “desnuclearización total” de la península coreana, pero no se refirieron a procesos de verificación ni calendarios. Seúl también había fungido como mediador entre Pyongyang y Washington para organizar una reunión entre Kim y Trump, que se espera se lleve a cabo el mes próximo o a principios de junio.