De algo está seguro el actor Jesús Zavala: en la vida real, jamás contrataría a alguien como su personaje “Hugo Sánchez”, un servil y hasta tonto asistente, en la serie Club de cuervos, de Netflix.

“¡A mí me gusta que todo esté bien, incluso cuando estoy con mis amigos!”, dice bromista. El histrión estuvo este fin de semana en esta ciudad del centro del país para presentar, en el marco de la Conque, convención de comics, avances de la producción La balada de Hugo Sánchez, que es el spin off de la producción original que va en su cuarta temporada.

Ahora de Chava Iglesias (Luis Gerardo Méndez), su jefe, recibe la orden de hacerse cargo del equipo, mientras hay un viaje a Nicaragua. “¡Y ya desde ahí el chiste se cuenta solo!”, destaca, al no poder por cuestiones contractuales, revelar más.

Hugo Sánchez, homónimo del jugador profesional que llegó a pertenecer al Real Madrid de España, salió a la luz pública en 2015, con el estreno de la serie en la plataforma digital. Para la segunda temporada se convirtió en fenómeno de redes sociales, donde se leían comentarios que todos deberían tener un asistente como él.

Y fue cuando en la mente de Gary Alazraki, creador del proyecto, comenzó a germinar el spin off. La vida de Zavala, de 26 años, comenzó a cambiar en cuanto a lo público. “Pero sigo manteniendo mi vida normal con mis amigos, nunca fui tampoco de exponerme, de salir, de fiestas aunque me gustan, ¡soy un anciano!, de estar en mi casa, oyendo música, estar con mis amigos”.