Segundo juego en la Copa del Mundo, segunda prueba para el equipo mexicano.

¿El rival? El cuadro de Corea del Sur. El conjunto asiático, número 57 en el ranking de la FIFA, el tercero de Asia. Ese es el contrincante, pero (para el Tricolor) el enemigo más importante “podemos ser nosotros mismos”, según dice Juan Carlos Osorio.

El técnico colombiano pone énfasis en la seriedad del juego, que, de ganarlo, puede meter al Tricolor en la siguiente ronda de la Copa del Mundo: “Somos un grupo de profesionales que nos hemos asegurado de entender la responsabilidad de jugar al más alto nivel y cubrir la expectativa que todos tienen ahora en México. Es un gran reto y estamos listos”.

México tiene tres puntos por el triunfo contra Alemania; Corea, cero, por la derrota ante Suecia. Es claro que el favorito es el cuadro verde, pero el exceso de confianza “no lo considero problema”, afirma el colombiano. “Considero que lo más importante con el grupo de jugadores es tener confianza, credibilidad y respeto; si hay esos tres factores, hay buenas probabilidades de lograr los objetivos, y por ese camino vamos. Tenemos un muy buen grupo de jugadores y seres humanos. Lograremos los objetivos con esa confianza, respeto y credibilidad”.

Reitera que nadie se cree más que nadie; no es el momento aún. “En criterio de muchos, jugamos un futbol agresivo y agradable (ante los germanos). Trataremos de hacerlo de la misma manera para representar no sólo a México, sino al futbol latino y lograr muchos más aficionados. ¿Cómo no caer en la zona de confort y dormirse en los laureles? Pues esta semana hablamos de ese tema, confrontamos dos o tres situaciones, aprovechamos alguna circunstancia para hacer énfasis en que no podemos olvidar las cosas que nos llevaron a un gran partido ante Alemania. Los muchachos respondieron bien y estaremos bien para mañana (hoy)”, dice.

Alemania quiere recuperar terreno

La selección de Alemania está obligada al triunfo sobre Suecia para mantener esperanzas de avanzar a octavos de final de la Copa del Mundo Rusia 2018, cuando se vean las caras en la segunda fecha del Grupo F.

El campeón defensor nunca pensó que su presentación en tierras rusas sería con una derrota, mucho menos con un desempeño por debajo de lo que se espera de ellos, lo cual sin duda ejerce una presión muy grande para su segundo compromiso.

Esta situación los obliga a ganar de la forma que sea este cotejo, están en un momento en el que las formas son lo que menos importan, ya que la prioridad es un resultado positivo que no puede ser menos que el triunfo.

Mientras que el conjunto escandinavo inició con una victoria en su juego ante Corea del Sur, duelo en el que fueron mejores prácticamente desde el inicio hasta el final, pero en el que confirma que le cuesta mucho hacer goles.

Sin duda su principal virtud es la de defender, más allá que sus defensas centrales no son precisamente rápidos, han demostrado una gran orden para evitar que el rival genere muchas ocasiones de peligro.