Hace unos días la actriz Lindsay Lohan fue cuestionada sobre su posición frente al movimiento feminista #MeToo, por el que muchas mujeres de la industria del cine han alzado la voz como denuncia a las situaciones de abuso por parte de actores, directores y productores, tema en el que parece no estar del todo de acuerdo.

“Realmente no tengo nada que decir. No puedo hablar sobre algo que no viví”, dijo durante una entrevista para el diario británico The Times.

En cuanto a las víctimas que han revelado los abusos de forma pública, esto para Lohan en un síntoma de debilidad. “Creo que cuando las mujeres hablan contra todas estas cosas parecen débiles, cuando son mujeres fuertes”, declaró.

Además, Lindsay considera que la manifestación de las mujeres es sólo para llamar la atención.

“Tienes esas chicas que aparecen así, que ni siquiera se sabe quiénes son, y que lo hacen para conseguir atención”.

La protagonista de Chicas pesadas dijo que la solución ante esto sólo sería mediante un informe policial. “Si sucede en ese momento, lo discutes en ese momento(…) Se convierte en algo real cuando lo transformas en un informe policial”.

Esta no es la primera vez que Lohan habla del lado opuesto de las víctimas pues, hace un año, salió en defensa de Harvey Weinstein, el magnate cinematográfico que suma diversas acusaciones de abuso sexual.

“Me siento muy mal por Harvey Weinstein ahora mismo, No creo que sea justo lo que está pasando”, afirmó en un video en su cuenta de Instagram, el cual posteriormente borró, afirmando que él nunca tuvo un mal comportamiento con ella.