Dos culturas diferentes y dos amores muy distintos son los dolores de cabeza para ‘Valentina’, el personaje que Marimar Vega lleva a las pantallas del país en su nueva película ‘La boda de Valentina’.

Omar Chaparro y Ryan Carnes la acompañan en esta comedia romántica que desde ayer ya puede disfrutarse en las salas mexicanas.

Dirigida por Marco Polo Constandse se centra en el giro radical que da la perfecta vida de ‘Valentina’ en Estados Unidos justo cuando su novio ‘Jason’ (Ryan) le propone matrimonio. Esto los obliga a enfrentar a sus familias, una glamurosa estadounidense y la otra perteneciente a una dinastía política caótica y surrealista mexicana, en un intento de sobrevivir al choque cultural y a ‘Ángel’ (Chaparro), el carismático ex novio de ‘Valentina’.

“Lo principal en un proyecto, ya sea de teatro, televisión o en cine, es el guión. Aquí tenemos un gran guión, no es nada más una comedia romántica, tiene otros aspectos que lo hacen muy divertido, desde México a Estados Unidos, el choque cultural y la política que envuelve a la familia de ‘Valentina’ lo convierte en un guión muy redondo y divertido, no nada más la historia de una chica decidiendo entre dos hombres sino una chica decidiendo entre dos mundos, dos culturas”, dijo la actriz vía telefónica.

Fue precisamente este aspecto lo que la convenció para audicionar pues desde la primera vez que leyó los diálogos rió mucho, “algo que no se logra tan fácil” en el Séptimo Arte.

EL CHOQUE CULTURAL

En un punto la película aborda el “choque cultural” entre mexicanos y estadounidenses, aún así “no es una crítica social ni quiere retratar una problemática”, simplemente buscan hacer reír y entretener.

“Es una comedia romántica, trata de amor y, todo lo demás, es un pretexto para situar la realidad de ‘Valentina’. Siento que para hacer una película actual es imposible hablar de nuestro país sin hablar de su política, o hablar de México y Estados Unidos sin tocar esta rivalidad o relación de amor y odio que existe. Te retrata un México muy real, sobre todo estas cosas que tiene nuestra ciudad y no se olvida, que la gente que vivimos en una ciudad como esta, tan caótica, estamos muy acostumbrados a los ruidos, a las cosas y cuando tu invitas a un extranjero se espantan, por ejemplo con el carrito de los camotes que para nosotros es normal y para ellos es extrañísimo”.

GRATA EXPERIENCIA

La experiencia con sus coprotagonistas fue especial, teniendo en cuenta el profesionalismo de Omar y Ryan, además de la química que el trío logró y las divertidas escenas de batalla por el amor de ‘Valentina’.

“La verdad es que nunca había trabajado con Omar y me llevé una grata sorpresa, es un chavo -bueno, ni tan chavo la verdad (ríe)-, es muy disciplinado. En este proyecto hizo un personaje totalmente distinto a lo que estamos acostumbrados a ver de él, independientemente de lo divertido y agradable que es estar con él. Ryan es un actor genial, intenté mucho acompañarlo en México, tratándolo de integrar porque al final hablábamos español y él no entendía. La química entre ellos fue súper positiva y creo que ese momento en el que aparecen juntos es lo más padre de la película”.

La charla concluyó, pero antes de colgar Marimar invitó a los duranguenses a disfrutar de ‘La boda de Valentina’ este fin de semana.

Mentes

‘La boda de Valentina’ está basada en una idea original de Beto Gómez, con guión de Santiago Limón e Issa López. Cuenta con locaciones en la Ciudad de México y Toronto, Canadá.