Con el retorno de 754 inversores se recaudaron $1,739 millones, reporta Núñez Picazo

La repatriación de inversiones alcanzó 36 mil 753 millones de pesos al pasado jueves 22 de junio, monto que se compara favorablemente con el obtenido en 2016, que fue de mil 600 millones de pesos, informó Lizandro Núñez Picazo, administrador general de recaudación del Servicio de Administración Tributaria (SAT).

El programa que permite el retorno de inversiones y sus rendimientos obtenidos en el exterior hasta 2016, con una tasa impositiva de 8 por ciento originó un pago de impuestos de mil 739 millones de pesos. El número de personas que retornaron sus inversiones fue 754, de las cuales 730 son personas físicas y 24 morales, precisó.

El funcionario mencionó que las personas físicas y morales interesadas en retornar inversiones tienen hasta el 19 de julio para acogerse a este programa, de lo contrario, en caso de ser identificadas, mediante el intercambio de información con otras naciones, se podrían hacer acreedoras a multas y recargos que oscilan entre 55 y 75 por ciento por omisión en el pago del impuesto sobre la renta (ISR).

Sin recargos

En un taller para periodistas, Núñez Picazo explicó que las personas físicas y morales que quieran repatriar capitales tendrán una tasa preferencial de 8 por ciento, en lugar de 30 o 35 por ciento, y no pagarán multas y recargos, después de que se acredite que hayan pagado impuestos en México o en el extranjero.

Además, se mantiene el anoni­mato porque no se publicarán los datos de los contribuyentes que se adhieran a este programa, el cual vence en la segunda quincena de julio.

Entre los requisitos destacan que las personas físicas o morales hayan pagado el ISR en México o en el exterior; no haber interpuesto medios de defensa y retornar las inversiones vía sistema financiero nacional (casas de bolsa y bancos, entre otros).

Destinos

Además, deberán invertir los recursos repatriados en adquisición de activos fijos; inmuebles, terrenos, maquinaria, investigación y desarrollo de tecnología, pago de pasivos, contribuciones, aprovechamientos y salarios.

Otra vía será invertirlos, mediante el sector financiero mexicano, en valores de empresas mexicanas y mantener esta inversión por un plazo mínimo de dos años a partir de su retorno.

El administrador general de recaudación del SAT destacó que ahora se observó un mayor interés por parte de los contribuyentes de retornar sus inversiones, debido a que está más maduro el intercambio de información con muchos países, sobre todo con Estados Unidos.