La presidenta del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, Janine Otálora, lamentó que muchos congresos locales, entre ellos el de Oaxaca, no han cumplido con esta obligación al no emitir legislaciones específicas que regulen su ejercicio

JAIME GUERRERO

Pese a la reforma Constitucional de 2001 en la que se reconoció la composición pluricultural del país, el derecho de pueblos y comunidades indígenas a su libre autodeterminación, la magistrada presidenta del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), Janine Otálora Malassis, lamentó que muchos congresos locales, hasta la fecha, no han cumplido con esta obligación al no emitir legislaciones específicas que regulen su ejercicio. Entre los congresos locales, está el de Oaxaca.

De la misma manera, señaló que la legislación electoral nacional tampoco prevé mecanismos adicionales o especiales para regular el ejercicio de los derechos de las comunidades, para fortalecer su representación política o acceso a la justicia.

Ante ese vacío legal que no reconoce la situación particular de las comunidades indígenas y sus integrantes, señaló que la justicia no puede quedar ciega, sino que “las autoridades tenemos la obligación de hacerlo realidad, incluso ante la inexistencia de una normatividad específica”.

“Por ello, en el TEPJF, desde hace muchos años, pretendemos fortalecer la protección e igualdad de derechos de todas las personas, en particular de quienes pertenecen a un grupo vulnerable. Lo hacemos mediante la realización de otros proyectos y actividades específicas, así como a través de nuestras sentencias”, puntualizó la magistrada Otálora Malassis.

Aseguró que la discriminación y la exclusión de los pueblos y comunidades indígenas es una carga histórica que ya no se debe sostener porque no se puede hablar de una democracia y un Estado de primer mundo, cuando millones de ciudadanos no tienen garantizado su acceso a la justicia.

En la conferencia magistral “El papel del TEPJF como institución garante de los derechos político-electorales indígenas en los Sistemas Normativos Internos”, Otálora Malassis aseveró que cada una y cada uno, desde sus distintos ámbitos de competencia, deben hacer lo necesario para que desaparezca esta carga.

“El acceso a la justicia debe ser una realidad para todos y para todas, no únicamente una mera expectativa. No podemos hablar de una democracia y de un Estado de primer mundo, cuando millones de ciudadanos no tienen garantizado ni posibilitado su acceso a la justicia en absolutamente todos los ámbitos”, afirmó la magistrada presidenta.

Destacó entonces que la democracia plena tiene que ser una democracia realmente representativa y realmente igualitaria, en la que todos y todas tengan una voz y un voto.

Prometió entonces que en el TEPJF trabajarán para fortalecer y garantizar la igualdad y seguir defendiendo cada uno de sus derechos políticos, comentó durante el evento organizado por la Defensoría Pública Electoral para Pueblos y Comunidades Indígenas del TEPJF.