Kim Kardashian, creó controversia en su cuenta de Instagram, después de publicar una fotografía en topless tomada por su hija mayor, North.

En la fotografía, la madre de ahora tres pequeños, sale de espaldas con el sostén desabrochado y tapando sus pechos con los brazos.

La fotografía fue tomada frente a un espejo, por lo que en el reflejo se ve a la niña de cuatro años sosteniendo el celular.

A pocas horas de haber sido publicada, miles de seguidores compartieron en los comentarios su desacuerdo con la situación y criticaron de manera severa a Kim.

“Yo no me imagino pidiéndole a mi hija que me tome fotos provocativas. Esto es desagradable”, comento una de sus seguidoras.

Esta no es la primera vez que la Kardashian ‘culpa’ a su hija por el contenido publicado en su cuenta, pues en 2015 cuando la menor apenas tenía dos años, ‘publicó’ una fotografía vieja de su madre donde aparecía en bikini simulando ser una princesa de Disney.

📸 by North

Una publicación compartida de Kim Kardashian West (@kimkardashian) el