Bassel Khartabil Safadi, ingeniero informático y activista de origen palestino, cuyo nombre está ligado al desarrollo de Wikipedia, y el buscador de Mozilla. Ha sido asesinado en 2015, pero hasta hoy su esposa lo ha confirmado

La comunidad tecnológica que quiere hacer de internet un mundo libre, está de luto por uno de sus exponentes. Bassel Khartabil Safadi, ingeniero informático y activista siriano de origen palestino, arrestado en el 2012, considerado desaparecido desde el 2015, está muerto. Ejecutado desde el 2015, algunos días después de su transferencia a la prisión de Adra a un lugar desconocido. Donde Safadi ha sido torturado. Lo anuncia en Facebook su esposa, la abogada siriana Noura Ghazi.

Por la noticia, muchos pertenecientes a la comunidad, entre ellos el fundador de Wikipedia Jimmy Wales, han expresado sus condolencias, exhortando a mantener viva la memoria de Safadi.

Su nombre estará ligado a un patrimonio mundial, como la enciclopedia libre, pero también al desarrollo de la plataforma “árabe” de Creative Commons”, una revolución en el mundo del derecho de autor y en compartir el conocimiento en la era de Internet.

Safadi había puesto su ingenio y su talento al servicio de proyectos ligados al concepto, tan complejo, de libertad en redes.

En Damasco, Safadi había puesto su laboratorio para el desarrollo de software. En marzo del 2012, los comandos del dictador Bashar al-Assad arrestaron a Bassel. El ingeniero terminó en una redad militar en las calles de la capital, en plena efervescencia anti régimen.

Las razones de su arresto no han sido jamás aclaradas.

Después del arresto, por algunos meses se perdió la pista de su destino.

Al tiempo, su nombre apareció en la lista de los detenidos de la prisión de Adra.

“Es difícil encontrar las palabras, para expresar, lo que estoy por anunciar, a nombre mío y de la familia de Bassel” declaró Noura Ghazi, esposa de Bassel en Facebook. “La confirmación de la condena de muerte y de la ejecución de mi esposo. Pocos días después de haber sido trasladado a la prisión de Adra, en octubre del 2015”.

En un impresionante reporte publicado por Amnistía en Febrero pasado, acusa al régimen de Bashar al-Assad de haber asesinado al inicio de la revuelta popular, en 2011, al menos a 13 mil personas a través de capturas en masas en las prisiones de Saydnaya, al norte de Damasco.

El reporte cubre un periodo que va de 2011 a 2015, durante el cual se habrían asesinado cada semana entre 20 y 50 prisioneros.

Ejecuciones dirigidas por el ejército y autorizadas por los más altos cargos, incluyendo al presidente Bashar al-Assad. Un exterminio de estado, sobre el cual Los Estados Unidos, también han puesto los reflectores, agregando macabros detalles de análisis, en base a las fotos satelitales.

Al interior de Saydnaya, los cuerpos de los detenidos asesinados habrían sido cremados en un pabellón especialmente restructurado, para cancelar cada prueba. El régimen de Damasco ha negado todo

Con información de Repubblica