JAIME GUERRERO

Nuevamente la fiesta racial más importante de latinoamericana, la Guelaguetza, inundó de alegría, folclor y tradición la otrora llamada Rotonda de las Azucenas, donde miles de visitantes nacionales, extranjeros y oaxaqueños, se deleitaron con las ediciones matutina y vespertina de la Octava del Lunes del Cerro.

Ante un lleno total, la fiesta de hermandad entre los pueblos oaxaqueños arrancó en punto de las 10:00 horas con las palabras de bienvenida a cargo de la diosa Centéotl, Francisca Pérez Bautista, originaria de Santa María Zacatepec, quien a lado del gobernador del Estado, Alejandro Murat Hinojosa, y su esposa, Ivette Morán, atestiguó la mayor festividad étnica de Oaxaca.

El Convite y Jarabe del Valle con Chinas Oaxaqueña de Doña Casilda Flores aperturó la Octava del Lunes del Cerro; prosiguió la Danza de los Diablos con San Sebastián Tecomaxtlahuaca; Fandango de Varitas con Villa de Tututepec de Melchor Ocampo; Na’Puta Chi Chi y la Borrachita con San Pedro Ixcatlán; Jarabe de la Rosa y Chilenas, con San Francisco Sola.

Cautivaron también los Sones Mazatecos con Huautla de JiméFoto: Cortesía Fiesta, música y hermandad, en la octava del Lunes del Cerro ] Las mujeres bellas de San Juan Bautista Tuxtepec pusieron de pie a los miles de presentes en el Auditorio Guelaguetza con el inigualable baile Flor de Piña nez; mientras que las mujeres bellas de San Juan Bautista Tuxtepec pusieron de pie a las miles de personas al ejecutar el bailable Flor de Piña, que en su presentación causó algarabía por su precisa ejecución.

El Jarabe de la Botella con Teococuilco de Marcos Pérez; Llevada del Guajolote con Ocotlán de Morales; Danza de la Pluma con San Bartolo Coyotepec; Juchitán Vive, Viva Juchitán: Sones con Heroica Ciudad de Juchitán de Zaragoza, cautivaron por su alegría y colorido.

Sones y Chilenas con Santa María Huatulco; Mayordomía a la virgen de la Asunción con Tlacolula de Matamoros y Sones, y cerró la edición matutina, las Chilenas con Santiago Jamiltepec.

En la Guelaguetza edición 86, Murat Hinojosa destacó la respuesta que año con año tiene la Guelaguetza, posicionándose en el gusto de miles de personas que han podido disfrutarla, pero que también que ha servido para dar a conocer la cultura, música y tradiciones de Oaxaca a todo el mundo.

“Hoy tenemos a miles de personas disfrutando de nuestras tradiciones que han dejado una derrama de más 700 millones de pesos en la capital, Costa y demás regiones. Nuestra gran fiesta está por encima de todo, hoy es la alegría de Oaxaca que se comparte con todo el mundo”, subrayó.

En la edición vespertina, en punto de las 17:00 horas, aperturaron Sones, Chilenas y Carnaval Putleco de Putla Villa de Guerrero; continuaron los Sones Mazatecos con Huautla de Jiménez; la Danza de los Rubios con Santiago Juxtlahuaca; deleitó la Mayordomía de la virgen de la Candelaria con San Francisco Ixhuatán; los Sones y Jarabes Mixes con Santa María Tlahuitoltepec.

El Torito Serrano con San Pablo Macuiltianguis; cautivo y alegró la tarde, el Jarabe Ejuteco de la Heroica Ciudad de Ejutla de Crespo.

La Boda y Tornaboda Chatina con Sones y Chilenas con Santo Reyes Nopala; la Danza de la Pluma con Villa de Zaachila; Vivencias y Tradiciones Ixtaltepecanas con Asunción Ixtaltepec; y por enésima ocasión, miles de personas se pusieron de pies tras el bailable Flor de Piña, de la delegación de San Juan Bautista Tuxtepec.

Lo mismo, Rinconcito Oaxaqueño con Loma Bonita; Bailes y Sones de Pochutla con San Pedro Pochutla, cautivaron por su picardía; y culminó la edición vespertina, con el Convite y Jarabe del Valle de Chinas Oaxaqueñas de Doña Genoveva Medina.

En seguida, vinieron los fuegos pirotécnicos que enmarcaron el cierre de la Octava del Lunes del Cerro en la otrora Rotonda de las Azucenas.