Estudio de National Center for Biotechnology Information comprobó que las personas que tienen a enojarse fácilmente aumentan más grasa corporal al producir la hormona cortisol.

Para las personas que son propensas a enojarse, es preciso tener precaución, aunque existen múltiples factores que hacen que aumentemos de peso puede darse que esa grasade más que tenga es por los corajes qué pasa durante el día.

Esta investigación demostró la relación que tienen los enojos con el aumento de peso, cuando alguien detecta estrés segrega la hormona de cortisol, esta hormona hace que el nivel de azúcar en la sangre aumente lo que causa el subir de peso.

National Biotechnology elaboro el estudio con 41 mujeres con sobrepeso, analizaron sus niveles de cortisol y las pusieron ah hacer diversas tareas, al final las mujeres con mayor nivel de estrés y cortisol fueron las que acumulaban más grasa en al abdomen y caderas.