OAXACA, abril 27 (Agencias).- En el municipio de San Miguel Soyaltepec, Oaxaca, donde seis jóvenes de Tlaxcala desaparecieron, domina el Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG), que disputa el territorio ante grupos como Los Zetas.

Se trata de una zona limítrofe con el municipio de Tierra Blanca, Veracruz, lugar donde fueron levantados en enero de 2016 cinco jóvenes cuyos cuerpos a la fecha no han sido localizados.

En ambos casos, el común denominador es que las víctimas iban de paso por la zona y fueron detenidas por elementos de la policía.

En el caso de Tierra Blanca se acreditó que fueron agentes estatales quienes entregaron a los jóvenes al CJNG, que los asesinó; sus cuerpos fueron “cocinados o calcinados” y los restos triturados y lanzados a un río.

Los jóvenes de Tlaxcala fueron detenidos el 3 de abril por la policía municipal de San Miguel Soyaltepec, Oaxaca, y se indaga si estos los entregaron a alguna célula del crimen organizado.

A 23 días, nada se sabe de ellos. Las autoridades municipales aseguran que los liberaron un día después de su captura y que la última vez que se les vio fue en Tierra Blanca.

El martes pasado se reportó el hallazgo de los vehículos en los que viajaban, una camioneta y automóvil compacto, mismos que estaban calcinados al pie de una carretera

Este jueves, autoridades locales y federales desplegaron a elementos especializados en Oaxaca, Tlaxcala y Veracruz, para buscar a los seis jó- venes, con base en la carpeta de investigación 1090/FTDAI/2018, iniciada el 11 de abril.

Ese expediente se inició a petición de familiares de las víctimas tras el hallazgo de sus vehículos.

Rubén Vasconcelos Méndez, fiscal de Oaxaca, dijo que las diligencias realizadas permiten establecer que el 27 de marzo, Eduardo, Erik y Eduardo salieron de Santa Cruz Quilehtla, Tlaxcala, con rumbo a San Miguel Soyaltepec, Oaxaca.

El 3 de abril fueron detenidos y puestos a disposición de la autoridad municipal de la citada localidad acusados de querer llevarse a una joven mediante engaños. Según la autoridad municipal, un día después, el 4 de abril, fueron liberados por falta de elementos de prueba en su contra.

El 6 de abril, Jonathan, Ubaldo y José fueron a buscar a sus amigos. Iban en un Volkswagen Beatle. Supuestamente, el último punto donde fueron vistos fue en Tierra Blanca, Veracruz. Y aunque se hallaron los autos, de los jóvenes nada se sabe.

Nazario Sánchez, hermano de Eduardo Sánchez, comentó en entrevista para El Financiero que el último contacto que tuvo con su familiar fue el 4 de abril, a las 14:45 horas, vía telefónica. En esa conversación Eduardo le comentó que “habían sido detenidos, los motivos no me los dio, pero que su detención había estado un poco rara y que mejor ya se regresaban a Tlaxcala, pero después de eso ya no supimos nada”.

El tiempo pasa y la angustia crece. “Queremos que nos devuelvan a nuestros hijos, ellos no son malos”, dijeron Jaquelina Morales Pérez y Eva Flores Pérez, madres de cuatro de los desaparecidos.