Previo a concluir el rodaje de la secuela de “No manches Frida”, el productor Mauricio Argüelles aseguró que el guión de esta producción busca lucirse con los espectadores que logró cautivar hace un par de años, por ello han integrado a actores muy queridos tanto en México como en Latinoamérica y Estados Unidos.

En entrevista, Argüelles detalló que si bien el proyecto anterior resultó un gran reto, el éxito que consiguió hizo que para esta secuela los criterios del guión fueran más altos y el rigor de la actuación fuera mayor.

“Hacer la segunda parte ha sido un reto mayúsculo porque no hay muchas secuelas en el cine mexicano y tenemos que superar las expectativas y subir las metas que teníamos en la primera parte porque ahora buscamos que la película sea más potente que la anterior”, expresó.

De acuerdo con el productor, las cabezas del equipo (Martha Higareda y Omar Chaparro) regresaron pero debían incluir nuevos personajes para reforzar la historia.

Tras compartir que anoche la producción padeció las inclemencias del tiempo y sortearon una tormenta, Argüelles mencionó que invitar a participar a Itatí Cantoral responde a que “queríamos darle frescura al proyecto. Ella es una actriz a la quieren mucho en Estados Unidos, Latinoamérica y México”.

Agregó que “es espontánea y divertida, y justo eso lo buscábamos para el personaje que ya verán, es muy locochona como ella”.

En el caso de Aarón Díaz, dijo, necesitábamos un actor que le diera batalla en la pantalla a Ezequiel “Zequi” Alcántara (Omar Chaparro) y que este piense que ahora sí ya le ganaron a Lucy (Martha Higareda). “Buscamos a alguien que viniera a sumar y él lo está haciendo”, anotó.

En el caso de Andrea Noli, expuso que “nos fuimos por la fuerza que tenía que tener la directora del Instituto y ella es una mujer casi perfecta y de clase alta que viene a reformar a estos niños”.

En esta secuela, “Zequi” y “Lucy” están a punto de casarse sin lograrlo y justo el Instituto Frida Kahlo es invitado a unos juegos interescolares en la playa. Será ahí donde “Zequi” intente reconquistar a su amada, pero no cuenta con que “Lucy” se reencontrará con un viejo amor.

La filmación consta de siete semanas, dos en la Ciudad de México y cinco en Punta De Mita, donde la producción se ha enfrentado a las inclemencias del clima, sin embargo, reconoció “tenemos un gran crew. Es muy positivo porque propone y siempre está dispuesto a dar lo mejor”, apuntó.

La película planea su estreno en abril o mayo de 2019 y saldrá más fuerte que hace dos años con la primera parte tanto en México, Estados Unidos y Latinoamérica.