Carina García

Por una década, los 13 altoparlantes ubicados en puntos estratégicos de la capital oaxaqueña no han recibido ningún tipo de mantenimiento, evidenció la Coordinación Estatal de Protección Civil de Oaxaca (CEPCO).

De este total, dos alertas se encontraron inservibles y dos más en estado crítico, situación que representa un riesgo, debido a que con el sonido de estos podría prevenirse alguna desgracia en caso de un temblor.

Durante la administración de Gabino Cué Monteagudo, los sistemas de alerta sísmica fueron ignorados, incluso se llegó a registrar una deuda de casi 18 millones de pesos en perjuicio del Centro de Instrumentación y Registro Sísmico A.C.

Los servicios por parte de esta Asociación Civil fueron devengados de abril del 2012 a diciembre del 2013, por lo que ante la falta de pago se generó el riesgo de que Oaxaca se quedara sin un Sistema de Alerta Sísmica de Oaxaca (SASO).

En esta administración, la CEPCO se encuentra en espera de los recursos de poco más de un millón 961 mil pesos para dar mantenimiento a estos altoparlantes ubicados en diversos puntos de la capital.

Oaxaca ocupa primer lugar nacional por eventos sísmicos, con un total del 30 por ciento de los que se perciben a nivel nacional; es decir, tres de cada 10 sismos tienen su epicentro en el estado.

“Los 13 altoparlantes son bocinas para que, sino evacuan, por lo menos busquen un lugar seguro ante cualquier movimiento telúrico que se pudiera registrarse”, expuso Armando Demetrio Bohórquez Reyes, titular de la CEPCO.