Después de que la familia de Meghan Markle la ha puesto en el ojo público por sus constantes – e imprudentes- declaraciones a la prensa, su concuña, Kate Middleton, parecer ser ahora su apoyo dentro de la familia real británica.

En una entrevista para la revista “Vanity Fair”, una fuente cercana a la casa real, declaró que Kate y Meghan han trabajado para solidificar su amistad. Esto debido a que la duquesa de Sussex está “fuera de quicio” por las entrevistas que su familia, y en especial su padre, han concedido a la prensa, en las que han declarado que seguirán haciéndolo.

Por esa razón, es fácil para la duquesa de Cambridge empatizar con Meghan, ya que cuando ella comenzó su vida en la realeza, su familia se vio involucrada en rumores sobre el beneficio que obtenían del nuevo título de Kate. “Es plenamente consciente de lo que Meghan está pasando. Su familia ha sido arrastrada a los tabloides y sabe que no es agradable. Ha hecho un gran esfuerzo para ser amable con Meghan y apoyarla”, confesó la fuente.

Hace unas semanas se puedo ver a las duquesas británicas en el torneo de Wimbledon, donde ambas parecían muy cómodas juntas. “Kate ha hecho un gran esfuerzo por ser agradable con Meghan e incluirla. Tienen personalidades bastante distintas pero se llevan bien”. Esto parece ser un alivio para el príncipe Harry, ya que le interesaba que su esposa y cuñada tuvieran una buena relación.

Pero no todo se queda en los eventos sociales, Kate se ha esforzado por mantener la amistad con Meghan dentro de las puertas del Palacio de Kensington. “Hablan por teléfono y Kate suele invitarla a ir. Intentan verse una vez a la semana, a veces con Harry, y otras veces sola. Kate está muy ocupada con sus tres niños y tiene su propio grupo de amigos, pero ha hecho un esfuerzo con Meghan. Siente mucha empatía con lo que ella está pasando con su padre”.

En la última entrevista que el papá de Meghan, Thomas Markle, dio al diario “Mail on Sunday”, aseguró que su hija y la familia real habían llegado “al límite de su paciencia”. Y para consolidar su posición afirmó que se niega a quedarse callado. “Lo que me irrita es el sentido de superioridad de Meghan. No sería nada sin mí. Hice de ella la duquesa que es hoy en día”, aseguró.