“Se nos dio un informe acerca de los avances de la carpeta de investigación y se llevó un acuerdo que a partir del día lunes tenemos ya la remoción de escombros. Fue una reunión de trabajo, la idea era comentar con él la posibilidad de la remoción y se llegó a un acuerdo”, dijo Juan José Serrano, presidente de la Barra Mexicano de Abogados, representante de 17 de las 26 familias afectadas.

Explicó que el acuerdo consiste en la remoción de escombro de manera seccionada que llevará a cabo en la Secretaría de Obras y Servicios de la Ciudad de México, pero los padres estarán al tanto de la diligencia.

“El proceso de demolición lo determinará la Secretaría de Obras; se tiene calculado que los trabajos durarán dos meses aproximadamente. Habrá una persona vigilando por parte de los familiares de los pequeños que fallecieron en el lugar”, dijo.

El abogado expuso que continúan atentos a las diligencias y que la PGJ local aseguró que con la demolición no se perderán pruebas porque habrá una cadena de custodia y estará resguardada por la Policía de Investigación.