El Instituto de Seguridad Social del Estado de México y Municipios (ISSEMyM) invitó a los ciudadanos a moderar la ingesta de alcohol, ya que el abuso en su consumo puede causar daños irreversibles en la salud.

En un comunicado, señaló que quienes tienen problemas de ingesta excesiva de alcohol comienzan a presentar complicaciones en su salud, con síntomas como temblores en las manos, nerviosismo, irritabilidad, taquicardia, confusión, vómito y torpeza en sus movimientos, entre otros.

De acuerdo con especialistas del ISSEMyM, al probar la primera bebida con alcohol, 20 por ciento lo absorbe directamente el estómago y al cabo de dos minutos llega al cerebro, lo que implica que pueden sentir un efecto de euforia o tranquilidad.

Para la tercera copa, explicaron, se va disminuyendo la capacidad de concentración, empieza un aumento en la actividad cardiaca y aceleración de la respiración y el pulso. En el hígado, los efectos como náuseas y ardor estomacal empiezan a presentarse y la irritación gástrica aumentará si se mezclan diferentes bebidas.

Los expertos agregaron que cuando se va haciendo indispensable tomar alcohol para realizar cualquier actividad, aumenta el riesgo de padecer daño neuronal, cardiaco, hipertensión arterial, inflamación del páncreas, cirrosis, pérdida de memoria, disfunción eréctil, trastornos en el ciclo menstrual, cáncer de esófago, hígado y colon.

Además del daño en el organismo, la adicción al alcohol conlleva consecuencias profesionales, sociales y familiares, que pueden derivar en la pérdida del trabajo, problemas económicos, desórdenes públicos, maltrato hacia los hijos y conflictos graves con la pareja que en ocasiones terminan en divorcio, detallaron.